Agricultura 4.0: Transformación digital en el campo

La Agricultura 4.0 revoluciona el sector agroindustrial con tecnologías como la IA, robótica y sensores para aumentar la productividad, reducir el impacto ambiental y mejorar la calidad de los alimentos; en América Latina, su implementación enfrenta grandes desafíos pero ofrece oportunidades para generar empleo y reducir la dependencia de mano de obra.

En el 2020, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura presentó un informe sobre la robótica agrícola y los equipos automatizados para la producción agrícola sostenible, donde exploraron y analizaron la aplicación de la robótica en el ámbito algunas ideas entorno a este nuevo paradigma para el sector agroindustrial. En este artículo abordaremos algunos aspectos de ese informe y otros tantos que son de importancia para el sector agroindustrial, así que primero definamos conceptos.

transformacion digital agricultura AgroIndustria, Tecnología

Agricultura 4.0

Conocida también como agricultura inteligente o digital, representa la convergencia de la tecnología de vanguardia con la producción agrícola tradicional. Es un enfoque revolucionario que está cambiando la forma en que se cultiva, se gestiona y se optimiza el rendimiento de los cultivos al integrar innovaciones tecnológicas como la inteligencia artificial, el Internet de las cosas (IoT), la robótica, automatización y el análisis de datos en el proceso agrícola.

  • Sensores e Internet de las cosas (IoT): Los sensores instalados en el campo recopilan datos sobre condiciones climáticas, calidad del suelo, nivel de humedad y pH, conductividad eléctrica y otros factores relevantes que se transmiten a través de redes inalámbricas a sistemas de gestión agrícola en la nube, donde se analizan y procesan en tiempo real, enviando alertas tempranas sobre anomalías o condiciones que requieren atención, y así tomar decisiones informadas. 
  • Inteligencia Artificial (IA): En la agroindustria, los algoritmos de IA pueden predecir cuándo es el mejor momento para sembrar o cosechar, incluso detectar enfermedades de las plantas mediante el análisis de imágenes; pero la IA también puede tomar decisiones autónomas, como ajustar parámetros de riego, fertilización y control de plagas.
  • Automatización y Robótica: Los robots agrícolas pueden realizar tareas como el riego, la siembra, el control de plagas, cosecha selectiva de grutas y poda de precisión de árboles de manera autónoma, aumentando la seguridad laboral, reduciendo la dependencia de la mano de obra humana y aumentando la eficiencia operativa; un claro ejemplo son los tractores autónomos, drones de fumigación y robots cosechadores.
  • Agricultura de Precisión: Mediante el uso de tecnologías de posicionamiento global (GPS) y sistemas de navegación, los agricultores pueden aplicar insumos agrícolas de manera precisa y personalizada según las necesidades de cada área del campo, lo que reduce el desperdicio y mejora la calidad de los cultivos.

Beneficios de la agricultura 4.0

Actualmente la agroindustria atraviesa una escasez de mano de obra, las zonas rurales están perdiendo talento humano, el trabajo agrario ya no es atractivo para las nuevas generaciones de profesionales.

En Colombia, apenas el 24% de la población vive en zonas rurales; en Perú, el 20.7%; en México, el 21% y en Costa Rica, el 27%; países en lo que se ven proyectos agrícolas robustos que enfrentan desafíos de expansión por falta de mano de obra; Ante estas circunstancias, los beneficios de la agricultura 4.0 son claros y su implementación más necesaria que nunca.

  • Aumento de la productividad y la eficiencia en la producción agrícola.
  • Mejor uso de los recursos, como agua, fertilizantes y pesticidas.
  • Reducción del impacto ambiental de la agricultura.
  • Mejora de la calidad y seguridad de los alimentos.
  • Mejores condiciones laborales para los agricultores.
  • Mayor rentabilidad y reducción de costos de producción.

Desafíos de la implementación agricultura 4.0

En países en vías de desarrollo estos desafíos son aún más evidentes y más difíciles de enfrentar, pero a grandes grandes rasgos son casi los mismos en todo el mundo:

  • Costo de las tecnologías y la necesidad de inversión.
  • Infraestructura de TI y conectividad a internet en zonas rurales.
  • Escasez de conocimientos, capacidad y habilidades.
  • Capacitación oportuna y adaptación.
  • Preocupaciones por la privacidad y seguridad de los datos.
  • Brecha digital entre países desarrollados y en desarrollo.

Perspectivas de la agricultura 4.0

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), lograr una agricultura sostenible y digital en medio del cambio climático que venimos atravesando, es una necesidad de cara al 2050, que se prevé que habrá en el mundo 9.700 millones de personas, lo que significa un aumento en la producción actual de hasta el 90 %, si consideramos además que nuestros métodos de producción actuales contribuyen con la cuarta parte de emisiones globales de efecto invernadero, el panorama no luce esperanzador.

Por otro lado, el PNUD considera que la IA es un acelerador del desarrollo sostenible si se toma de manera ética y responsable, en un informe del 2021 mencionan que “El progreso de las tecnologías digitales […] como la inteligencia artificial, junto con su creciente accesibilidad, pone a disposición de los pequeños agricultores una serie de aplicaciones de agricultura de precisión en los países en desarrollo”.

El informe que mencionamos al inicio de este artículo explora algunas tendencias en cuanto a la automatización de las operaciones, las cuales son dos:

  • Creación desde cero de nuevos equipos: que pueden realizar operaciones agrícolas especializadas o servir de plataforma de múltiples usos.
  • Conversión de equipos agrícolas estándar: mediante el uso de sensores y sistemas automatizados diseñados para sustituir la intervención física del agricultor, esta es la tendencia más aceptada por los agricultores, pero no necesariamente la mejor opción.

El informe también indica que la creación de nuevos tipos de empresas rurales centradas en la producción agrícola, asistencia técnica, funcionamiento y mantenimiento de robots agrícolas brindará a los jóvenes la oportunidad de permanecer en zonas rurales, generando empleo, reduciendo la brecha tecnológica y realizando una gestión sostenible de los recursos.

El Observatorio CEPLAN, estima que hacia 2030 habrán 35 900 millones de robots agrícolas con respecto a los 6000 millones que había en el 2020 y el valor del mercado de la agricultura inteligente se incrementará a 34 100 millones de dólares para el 2026; y que para que el uso de tecnologías digitales en la agricultura y en las zonas rurales se convierta en una realidad en América Latina debe existir una infraestructura que incluya conectividad a costos accesibles y mayor alfabetización digital. 

Conclusión

La Agricultura 4.0 no solo transforma la forma en que se producen los alimentos, sino que también abre un mundo de posibilidades para una agricultura más sostenible, eficiente y rentable, sin embargo aún hay mucho por hacer si queremos que nuestro sostén alimenticio esté a la par del crecimiento poblacional. Visita nuestro blog para más artículos como este: https://ve-logistics.com/blog/

Autor de la publicación

admin

Otras publicaciones